jueves, 2 de enero de 2020

El llanto vikingo






El llanto vikingo.
Decían que no había nada peor para ellos que escuchar el lamento en forma de cascada de lágrimas de sus cónyuges, en el mismo instante en el que la guadaña segaba sus vidas.

Pues bien, no es que ninguna guadaña esté segando mi existencia más que la de mi propio suicidio. No es que con especial intensidad nada me esté recordando la miseria de este sinvivir.
Es simplemente que todo sigue igual.
Igual de mal.

Esta carta abierta no va para los novatos en la materia.
Esos a los que he torturado en un ridículo extendido. En un vano intento por rugir, como un tigre enjaulado al que tras años de sufrir heridas mortales decide contraatacar. En un vano intento por alcanzar el hogar, como un elefante cuya hija quedó huérfana en tierras hostiles y se ha visto obligado a hacer piruetas para las masas. En un vano intento por defender a figuras de todos los ámbitos, jokers y superhéroes, aislados sci-fi y condenados vampíricos.

Todo ello desde la manía bipolar.
Desde la cúspide maníaco depresiva.

Dicen algunos -los que más me conocen-, que no tengo perdón. 
Que es algo más que voluntario.

¿Qué sabrán?

¿Auguran acaso el hecho de que pagaría miles de mis futuras vidas por hipotecar lo que resta de esta en volarle la cabeza a cualquier hijo de puta?
Porque así es.
Si a cada enfermo mental nos entregasen una sola arma con un disparo, el mundo sería un lugar mejor.
Porque no existe el ser transmutado por el dinero.
No existe lotería que con su maquillaje oculte las llagas de un alma putrefacta.

Años ha yo pensaba en las fiestas navideñas como algo sanador.
Algo blanco como la puta nieve que nunca pisaba mi pueblo.
Algo benigno antónimo a la puta escoria que rodea mis calles cercanas y lejanas.

El grinch me llaman.
Jack Skeleton y Sparrow.
La perla negra eran mis pisos.

Es hora de rugir en un gorgoteo de sangre.
Es hora de mirar al gran y afilado cuchillo como lo que es: Un noble diente de tiburón.
¿Quién ganará la batalla final?

Solo sé que al tigre quieren medicarle.
Solo sé que al rugido lo quieren mermado.
¿Será que le temen?
¿Será que el ser humano no soporta la cercanía de la verdad?
En cualquier caso el tigre ni siquiera tiene ganas ya de vivir.

En el zoo de la vida solo hay espacio para el necio, éxito para el egoísta y reconocimiento para el puerco.

Así no...
Así no..
Así no.

Buenas noches País de Nunca Jamás.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

domingo, 15 de diciembre de 2019

Reseña de 'La Cabaña: El oscuro laberinto de la psicosis' (Oscar Millán Vivancos)





RESEÑA DE 'LA CABAÑA: EL OSCURO LABERINTO DE LA PSICOSIS'

por Oscar Millán Vivancos



Hoy he terminado de leer "La cabaña", de Víctor Fernández. Ahora estoy seguro de que estamos ante un joven gran escritor.
Uno siente que está ante algo nuevo, literariamente hablando. Algo entre la novela fantástica de toda la vida, y el relato urbano underground. Y más.
¿Qué es lo que nos llama enseguida la atención en estas páginas? Los nombres. Ese modo de nombrar no solo a sus personajes, sino a gran parte de los elementos que aparecen en su novela ya nos describen el talento creador, la originalidad y hasta el sentido del humor del autor.
Además tenemos mucha literatura dentro de su literatura, por las múltiples historias, la diversidad de relatos que hábilmente se van engarzando en torno a la narración principal.
Lo más interesante de todo es que el libro en cuestión forma parte de una saga, "Identidad", lo cual ya nos dice que tenemos escritor para rato. ¿Acaso hay una nueva generación que está empujando fuerte? En terrenos poéticos ya hemos visto que sí que está ocurriendo... (Queda claro la simbología intimista y psicológica de esta narrativa).
El libro, además, es una monada, gracias a las valiosísimas aportaciones de Vlad Strange en cuanto al diseño, e incluso en la narrativa en su punto final.
Su lectura es amena, muy agradable. Fue mi primera impresión, y también la última. Produces buenos compañeros. Gracias, Víctor.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Reseña de 'La Cabaña: El oscuro laberinto de la psicosis' (Vlad Strange)





RESEÑA DE 'LA CABAÑA: EL OSCURO LABERINTO DE LA PSICOSIS'

por Vlad Strange





La cabaña es una historia realmente interesante y compleja, tanto como la misma naturaleza humana.
Me ha encantado la sinceridad y transparencia con la que el autor narra esta obra cargada de un torbellino de emociones y pensamientos, ideas, teorías... y un análisis profundo sobre el mundo exterior desde una percepción inherente a la propia situación personal mezclada con los efectos del trastorno bipolar y el impacto que este tiene en sus relaciones con su ambiente y con su propia identidad.
El lenguaje me ha parecido un poco recargado al inicio, el uso de figuras retóricas sube la complejidad de la narración, haciendo la lectura más tardada, pero rápidamente comienzas a entender y asimilar el estilo del autor.
La cabaña es una novela altamente recomendada, sin embargo, creo que no es una lectura para todo público dado el tema y la importancia de cada aspecto tratado en ella.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Reseña de 'La Cabaña: El oscuro laberinto de la psicosis' (Litzy Martínez)





RESEÑA DE 'LA CABAÑA: EL OSCURO LABERINTO DE LA PSICOSIS'

por Litzy Martínez



En cada letra, se lee, mucho más que en sus otras obras, a su autor. Y debo felicitarlo, enormemente por el cuidado de sus palabras muy exactas, precisas y, si me atrevo a decir, rozando la perfección.
La cabaña es un grito desesperado hacia el cielo nocturno de la psicosis, una hermosa obra que va lentamente mostrando su verdadero rostro. El rostro de un hombre que es diagnosticado como bipolar.

Hay que hacer un notable hincapié en la sobredosis de alcohol que impregna este libro; las llamaradas incontrolables de fuego anaranjado y purpúreo en antorchas que iluminan cuevas y mares; las Sensaciones fantásticas como aterradoras y sombras que te abrazan y envuelven. Vuelos controlados y otros con fines catastróficos; partes enérgicas que destilan juventud y por el contrario también hay agrios relatos en los que figura muchas veces, de a oídas o haciendo verdaderos actos de presencia, el monstruo.
Este es un laberinto de desórdenes mentales en los que una misma debe poseer un ápice de locura para poder desentrañar gran parte de sus letras, con monstruo acechando desde la oscuridad para mostrar su rostro en el instante en el que se atraviesa un espejo. Siendo perseguido a veces como perseguidor en otras por entre sinuosos caminos que a la vez son precipicios de caídas vertiginosas en los que se pierde el control y a la vez se remonta el vuelo.

Todo eso, bajo el techo nevado de una modesta cabaña en el bosque. Junto a Anciano, a Hombre, a adolescente y a niño. Al abrigo del calor de la hoguera, crepitante como moribunda y extinta a veces.
Una obra más que recomendable. Pero como siempre, no es para todos los lectores. Estoy segura de que ni siquiera es para lectores como yo. Esta saga, como su autor, debe ser leída con gusto, con paciencia, con un enorme mimo. Porque sino, veo imposible encontrar luz al final de este laberinto.

En fin, este libro me destruyó, así como acostumbran hacer los relatos de Victor, pero como siempre, ha sido de la mejor manera.
¡Enorabuena, Victor!
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Reseña de 'La Cabaña: El oscuro laberinto de la psicosis' (Web Munduky)





RESEÑA DE 'LA CABAÑA: EL OSCURO LABERINTO DE LA PSICOSIS'

por Web Munduky


Para leer la reseña en su web clicka aquí




Primero de todo, gracias al autor por el ejemplar para su lectura.

El autor ha logrado sumergirme en un mundo inusual, auténtico y ficticio, imaginario en la mente de los protagonistas; alejándome de la realidad por tenebrosos caminos que recorren la compleja mente humana.

Se nota el autor sabe de lo que habla… Debido en gran parte a su experiencia personal.

Quizá en algunos momentos se me hizo largo, pero por algunas partes más técnicas. Está bien escrito.
En algunas partes lograrás sentirte identificado, ya que la vida nos pone a prueba, como a la vez conocer un poco más la complicada mente humana.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

miércoles, 4 de diciembre de 2019

Lo vital de lo desvalijado





Un coche añejo
Superviviente de mil batallas
Yace cercano a una maldita acera
Violado, humillado y desvalijado.

Odín llora sobre él
Como si disfrazado de Zeus
Derramase su llanto para darle amor.

Negocios milenarios cierran sus puertas.
Cantantes pierden la inspiración para su voz.
Páginas mojadas de literatura pasada.
Sueños rotos que un día brillaron como soles.

La vida que se marchita.
El silencio universal que se aproxima.
Y esa tecla que, rebelde, suena.

Un piano se abre camino,
Como un manto de leds en la oscuridad.
Rebeldía, pasión, ira contenida filtrada.
Es tan precioso que me recuerda al mejor teclista habido.
Aquel, dicen, que sacrificó una vida entera por los suyos.

Gracias, Vintage.


Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

domingo, 20 de octubre de 2019

Solo para ti





Directo al corazón.

Así fue el flechazo que mi pareja disparó desde otro continente y alcanzó el objetivo como el dardo con el que, bien ebria, me ganó una gran partida de dardos.
Sonó como la notificación del servicio de mensajería de moda que mi mejor amigo, un simpático camarero italiano exingeniero, tuvo a bien escoger.
La flecha, tan sutil y elegante.

Voy a imaginar que soy un elfo libre entrenando sus habilidades de tiro.
Siento mis grandes orejas puntiagudas captar como felino los sonidos del bosque que me rodea. Para más inri, tengo los ojos cerrados.
Mis pies descalzos saborean el tacto de la hierba húmeda.
Cuando el olor a pino es indiscutible, cuando podría desear incluso ser árbol para obtener una larga vida de reflexión, mi mano diestra ase una de las tres flechas que guardo en una pequeña mochila a mis espaldas.

Abro los ojos, tenso el arco. Apunto al objetivo. Esa bella mujer al mando de poemas que, siempre, el lector puede pensar que van dirigidos a él.
Disparo.
No se si le llegará la flecha de la gratitud.

Agarro mi segunda flecha y tenso el arco. Apunto al nuevo objetivo. Ese antisistema tan divertido que dice conocer sus límites.
Disparo.
No se si le llegará la flecha de la confianza.

Agarro mi tercera flecha.
La anaranjada, la tatuada con llamaradas.
Tenso el arco y, en el último segundo, lo deposito con mimo en el prado verde.
Me percato de que algo me dice que esa flecha no puede ir demasiado lejos. No apunta a ningún grupo, etnia, sector o ideología concretos.
Apunta a un corazón.
“Solo para ti…”, susurran mis labios cuando, en un seco movimiento, siego mi vida clavando el puntiagudo filo en mi pecho.

Caigo al suelo, feliz.
Pues se que, de algún modo, mi sacrificio no es en vano.
Este elfo felino sabe cosas misteriosas en las que ahondar no sirve de nada dada su pureza.

Sabe que es un personaje de un solo relato.
Como una cerilla que nos ilumina el último angosto tramo de oscuridad.

Mi vista se nubla y mis párpados caen como losas en severa gravedad.
Sin embargo siento mi cuerpo levitar.
¿Me espera otro viaje?

Solo para ti.
Mi mente lo repite como el batería de una banda, guiado por los, cada vez, más bajos latidos de mi corazón.
Directo a él llega un susurro lejano, apenas el de una estrella fugaz en la inmensidad del universo.

Sí, es ella. No cabe duda.
Me da igual donde esté.
El mero hecho de que esa criatura exista me vuelve a llenar de regocijo.

--- Amorshi, ¿Has acabado de escribir?




FIN
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

domingo, 15 de septiembre de 2019

Boig per tu







"Se muy bien que desde este bar yo no puedo llegar donde estás tú"



La vida terrenal.
Tan carente hoy en día de sentido.
Un significado esquivo que hace que la mayoría de nosotros desperdiciemos buena parte de nuestro tiempo nadando, sobreviviendo a las corrientes.
Pero un buen día uno se para.
Mira al cielo.
A los que se fueron, a los que no están, a los que están por llegar. O a lo que está por llegar.
Tanto da, pues las lágrimas afloran leales a la causa.

La certeza de la desolación es algo a lo que no todos se enfrentan. Yo lo llevo haciendo como principal política de vida desde que prácticamente tengo recuerdos.
Recuerdos teñidos de pérdida y garabateados con las muertes de seres queridos.

¿Y sabéis qué?
No siento que nadie se haya ido.

No siento que lo peor esté por llegar.

Bien es cierto que un puño en la garganta hace que escriba apartado del teclado para no salpicarlo de llanto.
Pero también lo es la sonrisa que siento en mi corazón mientras tecleo.
Como si me dirigiese a lo invisible e imposible, a lo incierto y a lo iluso. Justo donde apunta siempre mi brújula, sabedora, de algún modo, de que ahí es donde la existe la magia de lo imperecedero.







"Pero en mi copa veo reflejada tu luz"



¿Alcoholemia?
Cuando mi punto de mira se fija en la dirección que nos ocupa, bien poco me importa el término adicción, insomnio, patología y demás cánceres que la sociedad crea con mimo para capturar con vil premeditación.


Hablaré de mi copa con total cariño.
En ella, parecen contenidas las llaves de mi nostalgia. 
La combinación de la caja fuerte de mi melancolía.


Diversos cantantes entonan el estribillo de ‘Boig per tu’ mientras escribo.
Creo que, de algún modo, estamos juntos.
Ellos y yo.
Vosotros y yo.
Los que se fueron y yo.


La impotencia es tal que uno se agarra a un clavo ardiendo, diréis.
¿Qué tal si os cuento que cuando canto al techo de los múltiples lugares en los que he vivido, puedo casi sentir la membrana que nos separa los unos de los otros?

Esta es una vida individualizada, donde la empatía y la telepatía son vistas más como horror que como bendición.
Esta es una vida en la cual los sentimientos son algo a esconder y proteger.
Sí, estoy de acuerdo en que coexistimos con cavernícolas a los que ignorar supone llamar su atención. Pero estamos hablando de luz.
Curiosamente, de luz atrapada en la copa de un tóxico.
Una contradicción que valida el sentirse ebrio.

Una contradicción que acerca, y de qué modo, a todo cuanto de veras importa.






"Servil y acabado, loco por ti"



Me he visto brindando por lo imposible durante más de media existencia.
A veces lo he sentido tan cerca que quemaba mi interior.
Hoy mismo apostaría mis manos a que he encontrado al amor de mi vida.

La fe, tal y como esta concebida por la hipocresía del ser humano, me provoca repelús.
Sus iglesias y religiones… Sus templos erigidos para garantizar un caduco bienestar anímico.

No ocurre así con la figura Creadora.
No me resulta descabellado brindar por ella, vivir por ella y luchar por ella.
La humanidad ha deformado el reflejo que me devuelven los espejos de sus miradas. Cientos de miles de calificativos insultantes actúan de tirador de vuelta a su triste realidad.

Pero siempre, una vez más, aunque dilatada en el tiempo, regreso a la mirada de ese Dios tan esquivo para todos.

Ese ente está en todas partes.
Bastaría con amar una piedra para amar al universo.
Yo me he pasado la vida despreciando las piedras, sin darme cuenta de que las montañas de su acumulación me castigarían con furiosas avalanchas.

Pero este texto va de algo tan mágico, irreal e intangible como es la fe.

Este texto es un nuevo dardo a la diana, no de esta vida, sino del eterno periplo.

¿Sabéis qué?
Si por un solo instante, con todo lo sufrido y aprendido, puedo volverme loco de amor, me daré por satisfecho.

Me he vuelto loco por muchas cosas.
Ahora la locura sería querer estabilizarme para garantizar que esa chiquilla sonría sin cesar.
Pues en sus ojos veo el universo entero.
En su corazón siento la misma hoguera que, a duras penas, he logrado mantener encendida hasta aquí.


De eso, de núcleos cálidos desde los que mirar a las estrellas, trata la verdadera vida.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

martes, 16 de julio de 2019

El reflejo del susurro musical: Sex, Drugs & Rock 'n Roll



Todos juntos tumbados sobre la gravilla del gran campo de fútbol.
La noche profunda reinaba cuando un joven posó su mirada en la rubia melena de su acompañante más cercana.
La reconoció al instante. Tenía esa capacidad con la que un simple mechón de esa dama le hubiese servido para rastrear su identidad. Y no solo la actual. Décadas atrás debió ser una mujer despampanante, y lo cierto es que aún conservaba belleza tras sus arrugas y una deliciosa silueta.

Aún adormilado, dejó caer su mano a los cabellos de su acompañante, que rio traviesa. Alzó su cabeza para mirar al joven, y en cuestión de segundos se revolvió para abrazarse a él.
Algún día me tocará a mí… —A la espalda del chico, una segunda mujer, más joven y obesa, parecía sumarse a la fiesta, puesto que el joven se descubrió recostando su cabeza en la entrepierna de ésta.
La sensación era agradable.
Viejas conocidas para él, aquellas dos chicas le otorgaban la sensación de pertenencia a un extraño hogar. No obstante, se levantó.
La rubia quiso seguirle, pero a los pocos pasos se distanció de la multitud estirada sobre el suelo para descubrirse paseando abrazado por una negra y solitaria noche.

Algunos amigos de la escuela más temprana aparecían para comparar abdominales, y lo cierto es que, aunque algo rechoncho, conservaba una buena fortaleza en su cuerpo.
Mientras se disponía a recoger algunos mecheros del suelo, extraños trofeos de lo que parecía el esbozo de un raro triunfo, una adolescente daba grandes zancadas en dirección a ninguna parte.
También la reconoció, aunque ella no parecía recordarle a él.
¿A dónde vas? —Le dejó ir a modo de tanteo. La ruleta de posibilidades no incluía en su repertorio el que se besasen tan rápido, pero con lo que el chico se quedó fue, más que con la calidez y cercanía de esa boca hambrienta, con la sensación que le reportaba acariciar sus brazos desnudos.

Recuerdos de una especie de peculiar misa le asaltaron mientras comenzaba a sonreír a los cielos nocturnos.
Una gran multitud que se abrazaba para, llegado el turno individual, sacudir el cuerpo pasando así el testigo al siguiente miembro de la danza. Una comunidad que sentía la libertad de un modo extremo. No se entregaba al contacto físico solo por vicio. Era como algo lógico, un manto de cariño con el que cubrir las carencias de toda una, o varias, vidas.

Finalmente, descubriendo un balón de fútbol, se mantuvo al margen de los muchachos que jugaban un partido en la portería cercana.
Él escogió otra, más alejada. Más solitaria.
Mientras disparaba, la rubia y la obesa parecían esperarle sonrientes.
Mientras apuntaba a la escuadra cada disparo, sentía como, muy cerca, el aliento de la adolescente le buscaba en un deseo húmedo.

Entonces el reino de Onírica amenazó con expulsarle.
Justo antes de despertar, una pregunta le asaltó.
Repentinamente fue consciente de que todos los allí presentes habían o iban a ser carne de psiquiátrico. Que habían peleado. Habían montado su revolución.
Al mundo al que iba a regresar, se dijo mientras formulaba al aire la pregunta, no le iban esas cosas.

¿Contener el Sex, Drugs & Rock ‘n Roll es el verdadero objetivo de la nueva Santa Inquisición?








Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

domingo, 14 de julio de 2019

En busca de la inspiración perdida: Una extraña Victoria




¿Alguien duda de que el amor es la fuerza más poderosa que existe?

Si nos enfocamos en lo dramático, no cabe duda alguna de que muchos podríamos poner sobre la mesa cartas de mucho peso para contrarrestar dicha afirmación.
No voy a redactar un texto acerca de las maravillas que el romance puede arrojar sobre casos de tragedia extrema. Porque mi experiencia personal dista de ser algo así.
La depresión, en su dimensión más aguda, es cruel. Pérfida y voraz, te va abrazando como una gran y disimulada serpiente para finalmente comerte. Pero no es una enfermedad terminal, no es una enfermedad mutiladora, a no ser que uno desee darle alas.

Los abismos del alma están ahí, aguardándonos a todos y cada uno de nosotros para que conozcamos una pequeña porción del infierno en vida. La depresión es un factor que, digamos, multiplica la fuerza de la gravedad para, primero lanzarnos a esos abismos y, luego, mantenernos aplastados contra su base permanentemente.
¿Cuál es la técnica para emerger? ¿Cómo hacer para volver a respirar?
Mucho me temo que, para cualquiera que se encuentre en tan desdichado terreno, el modo a proceder es idéntico, irrefutable e ineludible.
El paso a paso.
El lento, tedioso e infructífero caminar que solo dará resultados con gran constancia y esfuerzo.

En este esbozo que he hecho del drama, ¿Qué poder ostenta el amor?
Es importante puntualizar que no hablo de atracción física ni de flechazo sin sustancia.
Hablo de dar con una persona con la que compartir buenos y malos momentos. Tan buenos como la luz que nace de lo mejor de nosotros mismos. Tan malos como las sombras que pueden hacer de cada ser un humano un pequeño demonio en potencia. Y, en medio, todos los grises que conformarán los valiosos instantes a compartir junto a quien escojamos y seamos escogidos.








Otros lectores pensarán en lo terrorífico como contrapartida. Como argumento de peso que decline la balanza a su favor.
De nuevo debo disentir.
Si bien estoy de acuerdo en que este mundo genera situaciones descabelladas, puedo lastimosamente presumir de haber conocido las mieles del terror en carne propia. Los psiquiátricos, las pesadillas vívidas o las alucinaciones me permiten afirmar el ser conocedor de hasta qué punto uno puede llegar a querer quitarse de en medio.
De nuevo el amor se presenta en esta escena como una fuerza mayor.
Una vez más, arrasa como lo que es. Una tímida luz que basta para que uno se guíe en plena oscuridad.
En una vida que alberga fases negras y mortíferas para muchos de nosotros, esa luz se asemeja a la del final del túnel, con la diferencia de que no nos conduce a un más allá, sino a los queridos y conocidos brazos de esa persona que siempre ha luchado y luchará por nuestro bien.

¿Qué hay de la comedia? ¿Qué de la tragedia?
Pilares, más y más cimientos para la construcción de algo que se escuchará como un grito hacia los canales de la infinita eternidad.

Porque incluso en la pérdida inevitable, en ese doloroso momento en que la guadaña del destino separe a las personas que se aman, el simple recuerdo de un olor puede representar más que una primavera en el invierno que parecerá reinar el fin de nuestros días.

Darme cuenta de todo esto no es más que un reencuentro con lo que una vez fui.
La repesca de antiguos ideales a los que mediante un soplido de redacción libro de su capa de polvo.
¿Qué tiene esto que ver con la inspiración?
Creo que escribir sin amor es como tratar de sentir con el corazón muerto.
Creo que lo inspirador solo acude a personas vivas de un modo valiente y sincero.
Creo que las musas solo acarician heridas que duelen, y que solo aquél capaz de amar puede acarrear dicha carga disfrutando de dicho alivio.

¿Alguien todavía duda de que el amor es la fuerza más poderosa que existe?
Este texto no va dirigido a cambiar voluntades o disparar hacia realidad alguna.
Este texto es un ramo de matojos mentales de una mente enferma a más no poder. La mayoría oscuros, debido a la depresión que estrangula mis neuronas teniéndome entre sueños la mayor parte del día.
Pero nada puede evitar que coloque una simple flor como acto conclusivo.
Que cada cual la imagine como prefiera.
Conocida o por conocer.
Amada, querida o apreciada.








En mi caso es una mirada que parece fundirse con su entorno como si de veras pudiese ver más allá. Soñadora, preciosa y profunda, tan oscura como cálida.
Normalmente uno conoce a las miradas como carta de presentación.
Sin embargo, en mi caso me ha tocado experimentar el modo de proceder de alguien ciego.
He conocido lentamente el aroma de su aura.
Lo he amado, tanto que me ha asustado hasta casi hacerme salir corriendo en dirección contraria. Tanto que me ha hecho dar pasos de tal aplomo que desconocía la existencia de esa fuerza en mí.
Ahora, de repente, cuando más intenso es ese olor a vainilla, parece que el sentido de la vista regresa a mí.
Pero ya tanto da.
La dulzura de una voz que me ha acompañado por largos meses ha sido tan real que he aprendido a caminar sin tener que ver.
Mi confianza ha erigido unos cimientos sobre los cuales se puede edificar una vida.

Más allá del drama de la enfermedad mental y lejos del terror de la locura.

Una vez más, ya con cuerpo y mente mutilados por el desgaste de las batallas, una nueva oportunidad amanece en el horizonte. Y mi alma ruge, gritando al infinito su deseo en busca de gratitud.

De modo que, si me preguntaran acerca de la fuerza más poderosa, mi respuesta no albergaría dudas. El triunfo del amor, que, entre tanto odio, temor y muerte, se alza en una extraña Victoria.






Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...